Publicaciones‎ > ‎Liderazgo‎ > ‎

Un principio básico de liderazgo que debe aplicar

publicado a la‎(s)‎ 13 oct. 2013 0:55 por alfavalue mentoring   [ actualizado el 20 nov. 2014 20:56 por Alejandro Esteban ]

Sabemos que usted se considera a sí mismo un buen líder, y que el buen liderazgo es algo que le interesa (en otro caso no estaría leyendo este artículo). Posiblemente usted en la actualidad sea jefe de un grupo de personas, o incluso, esté ejerciendo un tipo de liderazgo mucho más difícil de ejercer (liderazgo sin poder) sobre sus compañeros o una comunidad, y haya notado que algunos de sus métodos de liderazgo han fallado en ciertas ocasiones, o con ciertas personas. Esto, más allá de significar que sus métodos no son efectivos, o que las personas con las que se rodea no son las adecuadas, puede significar falta de coherencia

 

Coherencia como principio básico

Como empleados o miembros de un equipo, y con la excusa de ser seres humanos, todos podemos tener momentos de incoherencia, en los que hagamos todo lo contrario a lo que decimos que deberíamos hacer; Un líder no puede permitirse ese lujo, y por ello, la característica básica en la que cada uno de nosotros debe trabajar a diario si desea ser un líder exitoso es, ni más ni menos, que la coherencia en su propio actuar

Piense en las ocasiones de su vida en que ha prometido hacer algo y luego (con o sin justificación alguna) no lo ha hecho. Un buen ejemplo pueden ser las promesas que hace cada 31 de diciembre, las promesas de dejar de fumar, de hacer una dieta, de aprender a ponerse en los zapatos de la otra persona, de aprender a escuchar mas y hablar menos, de ser fiel a su pareja, etc. Pues bien, ahora piense en cómo ese incumplimiento de promesas muy probablemente haga que la gente confíe un poco menos en usted. ¿o acaso usted confía en todo lo que otros prometen para el año nuevo?

Cumpla lo que promete, y si existe el riesgo de no poderlo cumplir, no lo prometa

 

Cuando aplicar la coherencia

Ahora, estará pensando que una cosa son las promesas personales que solo lo afectan a usted (como dejar  de fumar), y otra las que haga en su trabajo (cómo prometer un aumento de sueldo) y pensará con cierta razón que la buena noticia es que las personas a las que  lidera en su trabajo no saben (o sinceramente no les importa) que usted hizo la promesa de hacer una dieta que luego incumplió. Tenga cuidado, porque usted si lo sabe, tenga cuidado porque el ser humano adquiere costumbres, y si una de ellas es encontrar una excusa para no cumplir una promesa, lo hará siempre que pueda, en su vida personal y en su entorno laboral, así que, si quiere ser un buen líder, definitivamente tiene que practicar siempre la coherencia

La invitación que  le hacemos es a empezar por las pequeñas cosas, con esas pequeñas promesas que se hace a sí mismo y a los demás en el día a día, llegar a tiempo a una reunión, enviar el correo que dijo que enviaría, responder a la pregunta que prometió responder al final de la charla, etc

A manera de autocrítica, uno de los mentores de Alfavalue (y quien está colaborando en la escritura de este artículo) suele incumplir una promesa… cada vez que lee el libro de “como hacer amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie; llega a la oficina motivado, prometiendo que no va a volver a quejarse, criticar, o condenar a nadie nunca más, incluso  pide a sus compañeros que le cobren algo de dinero cada vez que  lo encuentren incumpliendo dicha promesa, él sabe que la aplicación de este principio básico de interacción con las personas trae a él y a su equipo resultados impresionantes, y tiene razón!. Desafortunadamente unos días después se descubre a si mismo criticando la forma en que su jefe trata a alguien del equipo, y de paso disminuye la confianza de los demás en su propia palabra. Afortunadamente ahora sabe que la coherencia es algo en lo que tiene que trabajar todos los días y de paso transmitir a los demás

 

Un ejemplo de incoherencia:

Imagine que usted es un líder motivador (sabemos que lo es), que les da ánimo a las personas para que exploten su potencial mas allá de lo que ellos mismos creen que pueden, que les demuestra sincera y efusivamente su total confianza para que ellos se vean obligados a no defraudarlo. Sin embargo, cuando algo sale mal, y ante la necesidad de lograr resultados inmediatos (o evitar resultados catastróficos para la compañía), usted decide asumir la tarea que había asignado a una persona que usted lidera (...y le había dicho que él era el mejor para hacerlo…), y efectivamente usted con su experiencia logra solucionar la situación y hace que la compañía salga adelante. Desafortunadamente para lograrlo tuvo que desmotivar a una persona (o a más) y dar un paso atrás en su camino como líder

En este ejemplo, sus métodos de liderazgo no son inapropiados, y la gente que lo rodea no tiene la culpa, en realidad usted tampoco, sencillamente… faltó coherencia. Quizás se logren los resultados y todos consigan un ascenso, lo cual no lo hace obligatoriamente un mejor líder (sin duda alguna usted es un buen recurso para la compañía, pues le salvó la existencia, siéntase orgulloso, incluso siéntase buen jefe, aun así no se sienta buen líder)

En el futuro sería muy difícil volver a liderar a esta persona y a otros que vieron cómo su jefe dijo algo y no lo cumplió. No sería de extrañar que la persona a la que se desmotivó renuncie y vaya en busca de un verdadero líder; Incluso el jefe desmotivador podría pensar que hizo bien porque no solo logró los resultados, sino además se deshizo fácilmente de un mal recurso. (Quizás la lectura de este artículo le ayude a descubrir si su mayor motivación es la gente o los resultados; las dos opciones son válidas, y hay compañías para los dos tipos de personas)

 

Coherencia para ser el mejor líder

Si quiere ser el mejor de los líderes, sea coherente, cumpla siempre lo que promete aunque le cueste muy caro, los resultados vendrán luego

Quizás (basándonos en el ejemplo presentado)  el precio de ser coherente sea que lo despidan y tenga que buscar otro lugar para liderar (sabemos que en su caso lo encontraría fácilmente)… En todo caso conservará la gran satisfacción de haber liderado en forma exitosa a una persona que nunca lo olvidará, podrá estar seguro que con su comportamiento coherente ganara colaboradores fieles que luego pondrán sus manos en el fuego por que confían ciegamente en usted, y así liderara equipos de trabajo exitosos, y lo más importante, (y enfocándonos de nuevo en el ejemplo) transformara positivamente la vida de las personas al ser de confianza y confiar en los demás, y eso, para muchos, incluyéndonos, hace que valga la pena!

Sea digno de confianza!